viernes, 2 de septiembre de 2011

Bret Easton Ellis: Suites Imperiales

Idioma original: inglés
Título original: Imperial Bedrooms
Año de publicación: 2010
Valoración: está bien

A lo mejor el nombre de Bret Easton Ellis no dice mucho a algunos lectores. Quizás Menos que cero ya dice algo más. Y casi seguro que American Psycho les suena a casi todos. Pues sí, este es Bret Easton Ellis, el enfant-ya-no-tan-enfant terrible de la literatura norteamericana, especializado en historias truculentas llenas de sexo y violencia que reflejen (supuestamente) la amoralidad de la sociedad yanqui. [Aquí hago una pequeña confesión sin importancia: la primera vez que oí el nombre de este escritor, y durante los años siguientes, pensé que se escribía "Bretis Tonelis", así que me lo imaginaba italiano, o griego, o algo similar]


Suites Imperiales se ha vendido como una continuación de Menos que cero, y desde luego que es así, en el sentido de que recupera a los mismos personajes veinticinco años después de la novela original; pero el tono de "aquí no pasa nada" (algo así como un Jarama a la americana) es sustituido ahora por una trama bastante compleja de amores, traiciones, prostitución, crimen, violencia y drogas, que atrapa al protagonista y aspira a atrapar al lector (y en mi caso lo consiguió). Si en Lunar Park Ellis ponía su estilo habitual al servicio de una historia de terror, esta vez, en Suites imperiales, utiliza un molde de novela negra en un Hollywood alucinado (como si L.A. Confidential la hubiera dirigido David Lynch) para volver a los temas de siempre: el sexo (¿el amor?), la violencia, los excesos, los vicios de la juventud ya no tan joven (como él, sí).

La nueva novela de Bret Easton Ellis ha recibido críticas contradictorias: algunas extremadamente elogiosas, otras bastante destructivas. Creo que el problema es que, veinticinco años después, ni el estilo ni el contenido de la novela resulta impactante, novedoso o sorprendente, como sí pudo resultar cuando se publicó Menos que cero. Llevado al extremo en American Psycho, esa mezcla de despreocupación, humor y violencia explícita quizás ya no tiene nada que ofrecer desde el punto de vista formal; y lo que es peor, tampoco resulta significativo para describir nuestros tiempos, que ya no son, no pueden ser, los de la feliz autocomplacencia de los años 80.

Sea como sea, Suites Imperiales es una novela ágil, ácida, oscura y divertida al mismo tiempo, una digna continuación de la trayectoria de su autor, y sin duda una novela que veremos adaptada al cine dentro de muy poco tiempo. A lo mejor, hasta la dirige David Lynch...

3 comentarios:

izas dijo...

Pues tampoco es que llame mucho la atención, ¿no?
No sé... Yo leí en su momento "American Psycho" y "Lunar Park" y me dejaron de lo más fría. Será que no acabo de cogerle el punto a este autor...

(por cierto, lo de Bretis Tonelis me ha encantado, jajaja)

Santi dijo...

Bueno, sin más, yo diría que esta algo sobrevalorado (aunque el tiempo le va poniendo en su lugar). Es un provocador, o lo era cuando empezó, no escribe mal pero tampoco me parece que diga nada esencialmente distinto u original. La mejor probablemente sea American Psycho, porque es la más brutal y la más enloquecida de todas. Esta, pues eso, sin más, una lectura entretenida y ya.

cmansilla dijo...

Tropeze con A. Psycho por una referencia de otra revista y una frase se me quedo en la memoria, mas de 10 años despues buscando en la universidad un texto por estudios tropece con el,.. saltaron mis alarmas, y me lei 5 titulos suyos, el mejor trabajado para mi es Glamorama, alli encuentras el punto de equilibrio entre la demencia de Patrick Bateman y la distancia de Clay, pasando por todas las estaciones que Bret puede ofrecer, lo recomiendo, el estilo gelido y distante de sus personajes choca frontalmente con todos los otros mortales.
Recomiendo su obra.
Y por la frase que recordaba de A. Psycho, no la encontre y lueg pense que podia deberse a otra traduccion.
C.