jueves, 14 de septiembre de 2017

Wu Ming: El Ejército de los Sonámbulos

Idioma original: italiano
Título original: L'armata dei sonnambuli
Año de publicación: 2014
Traducción: Juan Manuel Salmerón
Valoración: bastante recomendable


Vuelve Wu Ming, aun con un poco de retraso para los hispanolectores, qué se le va a hacer... Pero vuelve Wu Ming y eso no puede sino ser una buena noticia, más aún porque vuelven con una nueva novela histórica ambientada en el periodo que , de una forma u otra, era inevitable que alguna vez tocara este colectivo -supuestamente- de escritores italianos: la Revolución Francesa, madre y padre de todas las que vinieron después... y hasta de las que sucedieron antes, que también las hubo. A la época más dura de dicha revolución, además: los primeros tiempos de la Convención y el Terror, pues la narración comienza en enero de 1793, cuando es guillotinado el rey Lui... perdón, en ciudadano Capeto y se extiende por todo ese año y el de 1794. Una interesante visión, por tanto de esa época que  inauguró el concepto de "terrorismo", ya que como bien recuerda Cristina Morales, el terrorismo, en un principio, estaba íntimamente asociado a la creación del estado moderno, y no sólo era cosa de unos gilipollas fanáticos con una furgoneta de alquiler (esto lo digo yo, no ella).

Novela, además y al igual que sus presuntos autores, de vocación coral -pues ya se sabe que el protagonista de la revolución ha de ser el pueblo y tal y cual-, aunque en realidad los Wu Ming se centran sobre todo en un puñado de personajes más o menos representativos...o quizás simplemente adecuados para la trama: Marie Nozière, costurera del barrio de San Antonio y, en principio , una de las célebres "brujas de la Montaña"; Treignac, policía del barrio enamorado de ésta; Leonida Modonesi, actor italiano admirador de Goldoni y habitual intérprete de Scaramouche; Orphée d'Amblanc, médico veterano de la guerra de América, estudioso y practicante de las enseñanzas sobre el "fluido magnético" de Mesmer, y el caballero conocido por Laplace, contrarrevolucionario y también conocedor de las técnicas de magnetización y sonambulismo, que se ha ocultado de los revolucionarios en el manicomio de Bicêtre... La acción, como es de esperar, se centra en Paris -magníficamente logrado el ambiente revolucionario de la época, creo yo-, pero a partir de un momento la narración se bifurca, cuando el ciudadano D'Amblanc es enviado a la Auvernia para investigar unos curiosos y tal vez peligrosos para la República casos de sonambulismo y hasta licantropía.

La novela,  además de fresco histórico, tiene un poco de folletín y hasta de pastiche, de novela de aventuras y cómic de superhéroes, de El pacto de los lobos y Batman Begins... Es también, claro está, una reveladora radiografía de un proceso revolucionario y de su reverso (y muchas veces prima hermana), la contrarrevolución -que nadie se equivoque: la impronta contestataria de los Wu Ming no impide que éstos reflejen en la novela todos los excesos sanguinarios de unos y de otros, que fueron muchos-; un proceso en el que sus actores se entregaron con fruición al enfrentamiento de unas facciones con otras, a la denuncia y aniquilación del supuesto aliado, más incluso que del enemigo político, en imponer su visión de como debía ser y comportarse el ciudadano virtuoso y, todavía más, la ciudadana virtuosamente revolucionaria... en fin, lo que viene siendo Twitter un día cualquiera, para entendernos. Sólo que con Madame Guillotine trabajando a destajo... y nunca mejor dicho.

Y, sobre todo, lo que pone de relieve el libro, ya desde su portada y la organización de los capítulos, es el carácter esencialmente teatral de toda política, sobre todo en momentos como los que describe, cuando la pura oratoria y los gestos de ciertos líderes eran capaces de provocar matanzas y cuando el pueblo en armas se convertía en actor principal de una obra que oscilaba entre lo cómico y la tragedia, como pocas otras veces en la Historia. Una tragicomedia en la que participaban hasta los locos, que quizás fueran los más cuerdos de toda la compañía...  Sería recomendable no olvidarlo.


Otros títulos de Wu Ming y demás, reseñados en Un Libro Al Día: ManituanaQ

15 comentarios:

Lupita dijo...

Hola, Juan: me gustan tus reseñas por lo personales que son, y por esos libros que escoges. Me refiero a que suelen salirse bastantes veces de lo que es más comúnmente conocido.
Pero..pero..dicho siempre desde la moderación y el respeto: se te conoce por tus larguísimas oraciones, ten cuidado, es fácil que se pierda la concordancia.
Por otro lado, me atrae mucho el libro. Espero leerlo en no mucho tiempo.
Saludos.

Juan G. B. dijo...

HOla Lupita:
¡Qué amable eres! Yo, en vez de "larguísimas oraciones" hubiese puesto "divagaciones balbuceantes y de indiscernible sentido"... pero sí, tienes toda la razón. Tomo nota, me arrepiento y hago propósito de enmienda, aunque no prometo nada...
Por lo demás, si te agrada la novela histórica un poco diferente de lo habitual, sin duda este libro te gustará, o eso espero ; )
Un saludo y muchas gracias por el comentario.

Carlos Andia dijo...

Una preguntilla: la autoría tiene algo que ver con Luther Blisset, no?

julian bluff dijo...

Tremendo pastiche. Como un restaurante japonés de esos de la cinta giratoria. De vez en cuando aparece algo, que, aunque sabes que es junk food, te gusta como sabe. Pues eso. Y ¡ojo! todo, todo, todo... te va a sonar ya de antes.

Calificación: para pasar el rato. Como una especie Capitán Trueno para adultos atiborrado de wikipedismo.

Nota: Totalmente desorbitados los elogios de la contraportada. Aquí, en ULAD, pues lo de siempre. Que parece que el único que ha escrito libros malos en la historia de la literatura universal sea Pérez Andújar. En fin... ;-)

Lupita dijo...

Hola de nuevo. Resulta que me he hecho un lío antes, porque me he quedado dando vueltas a un asunto: ¿un autor chino que escribe en italiano? ¿Por qué en la reseña aparece alguna vez el autor en plural?
Lo he buscado y lo he entendido todo, tampoco había falta de concordancia..jeje
Respecto al último comentario, qué decir, cada uno tiene su opinión, pero yo sigo el blog de ULAD por ser un lugar plural y de tono respetuoso. Ya hay demasiada violencia verbal en otros lares. A mí,personalmente, me gusta casi todo y soy una persona poco exigente en general. Si a eso se le suma el trabajo desinteresado de estas personas, pues para mí, está todo perfecto.
Literariamente hablando me gustan desde los clásicos hasta la ciencia ficción, pasando por la novela gráfica y mil cosas más. Y si no es porque el autor sea un inepto escribiendo o uno de esos entes mediáticos que aprovechan el tirón, casi nada me parece malo malísimo, considero que no es para mí.
Un saludo

Juan G. B. dijo...

Hola a todos:
No lo he puesto en el post porque ya lo mencioné en las reseñas de "Manituana" y "Q", pero sí, los autores son un grupo de escritores italianos que comenzaron publicando como Luther Blissett (nombre de un jugador jamaicano del Milan) y luego adoptaron el nombre conjunto de Wu Ming, que en chino quiere decir "sin nombre". No sé si son exactamente los mismos los que han escrito todas sus obras o ha habido cambios a lo largo de los años, puesto que no conozco quienes son los componentes del grupo, aunque supongo que no sería difícil averiguarlo. Para quien lea el italiano , tienen un blog interesante: https://www.wumingfoundation.com/giap/ , aunque hasta hace algunos años también traducían textos a otros idiomas como el español.
Querido Julian: en efecto, la novela tiene algo de pastiche; si es del gusto del lector o no, eso ya lo tiene que decidir cada uno. Sobre las contraportadas de Anagrama, no diré nada porque son famosas por sus spoilers y exageraciones (vamos, como en todas las editoriales, a estas alturas ). Por eso mismo, combiene leer algo más que la contraportada de los libros, algo que no dudo que habrás hecho.
En cuanto al proverbial buenismo de ULAD, ten en cuenta que el buenismo es el nuevo malismo... En realidad, somos lo peor!
Un saludo a todos.

julian bluff dijo...

Ese "combiene", mister ¡Qué se me saltan las lágrimas! ;-)

Gabriel Diz dijo...

Hola Juan,

Leo que has tenido un día difícil......jaja
Coincido con Lupita en que sería aconsejable acortar las oraciones. Dicho esto te cuento que tu reseña me ha dado ganas de leer las otras críticas que escribiste sobre este colectivo y creo que voy a empezar por Q.

Saludos

Juan G. B. dijo...

Hola Julian: pido disculpas por mi equivocación. Supongo que estaba pensando en la palabra "combinado" que es lo que me gustaría estar tomando ahora, a pesar de que no son ni las 9 de la mañana.
Gabriel, las reseñas están a tu disposición, claro... Si vas a leer alguna novela de esta gente, te recomiendo "Manituana", que de las que yo conozco es la mejor. Sin embargo, tal vez sería recomendable leer antes "Q", que es anterior, y conviene (con v) llegar fresco a su originalidad.
Un saludo a ambos.

Cities: Moving dijo...

De pronto la reseña de 'El ejército de los sonámbulos' está en toooooodos los blogs y yo veo que pasarán meses antes de que pueda leerla.

Os odio.

:P

Juan G. B. dijo...

Hola, Cities Moving:
¿Está en todos los blogs? Bueno, yo la he escrito en cuanto he leído el libro, aunque ya ves que no es una "novedad" propiamente dicha, puesto que el libro ha tardado un tiempito (para mí, de forma inexplicable) en ser publicado en España.
Por otro lado, no te preocupes, puesto que la novela se desarrolla durante la revolución francesa, que no es un tema de ·candente actualidad", precisamente. O sí...
Un saludo y gracias por visitarnos.

El Puma dijo...

Con certeza el tema de la revolución es de candente actualidad, Juan.

Lo que pasa es que hay revoluciones buenas y revoluciones malas, según el cristal con que se mire. Hoy tenemos de ambas por todos lados...

Juan G. B. dijo...

Hombre, también es verdad que ya se le llama revolución a cualquier cosa... Yo, si no hay guillotina, ni me paro a mirar... ; )
Un saludo, amigo.

Izaskun Albéniz dijo...

Hola Juan:
Pues a mi me ha picado la curiosidad...Me apunto el libro y te agradezco la reseña.
Abrazos

Juan G. B. dijo...

Hola, Izaskun!:
Muchas gracias por la visita (que espero no sea la última). La novela está muy bien, aunque espero también que te interese la Historia, porque si no se te puede hacer un poco cuesta arriba. Ojalá te guste, en todo caso.
Saludos, besos y buenas lecturas! ; )